Disfrutar Viajando | Cómo disfrutar de viajar


¿Cómo viajamos?

A muchos de nosotros nos encanta viajar y conocer nuevas ciudades, culturas, costumbres, comidas, paisajes… pero, ¿sabemos disfrutar viajando?

Disfrutando del viaje

Seguro que has organizado alguna vez un viaje con varios meses de antelación. Sientes que empiezan a aparecer los nervios, la ilusión, las ganas de descubrir y de disfrutar al máximo. Este viaje, incluso, suele hacer que llevemos un poco mejor nuestra rutina diaria de trabajo y estrés. ¡Las vacaciones cada vez están un poquito más cerca!

Sin embargo, cuando nuestro esperado viaje llega a su fin, solemos sentir que no ha sido para tanto. Llegamos cansados y al fin y al cabo no lo hemos disfrutado como creíamos; Ha hecho mucho calor (o mucho frío), no hemos dormido bien, los niños se han quejado… ¿Te suena?

Nos hemos vuelto locos viendo monumentos y sitios importantes que nos han recomendado visitar, por lo que no paramos de andar, ver y fotografiar… o mas bien fotografiar, andar y ver.

Por lo que, al final de nuestro viaje nos traemos para casa un buen dolor de pies y miles de fotografías que seguramente caigan en el olvido.

¿Y ahora? Ya estamos pensando en cual va a ser nuestro próximo viaje.

pies cansados

Entonces… ¿Sabemos disfrutar viajando?

Viajar son muchas cosas pero sobre todo disfrutar-te. Disfrutar de las calles, las playas, los monumentos… pero también de levantarse a las doce, las comidas, los descansos y las siestas. En definitiva, disfrutar del momento presente sea lo que sea que estemos haciendo.

¿Que un día te apetece dar un pequeño paseo por el alrededor y sentarte a la sombra de un árbol el resto de la tarde? Perfecto.


¿Te apetece andar y ver los distintos monumentos? Perfecto también.

Aquí lo importante es que nos demos cuenta de qué es lo que realmente nos apetece hacer, y no actuemos de manera automática por pensamientos tan comunes como: “si estoy de viaje tengo que hacer cosas, para algo lo he pagado” o “si no veo todo lo que me han recomendado, es como si no hubiera visitado la ciudad”.

Nuestra pequeña aportación

Hoy nuestra propuesta es que, en primer lugar tomes consciencia de cómo son tus viajes y de para qué viajas.

¿Te permites disfrutar viajando y hacer lo que te apetece?

Si la respuesta es que no, date cuenta de cómo viajas, de cómo te influyen ciertas creencias sobre lo que supuestamente debería ser viajar, y hasta qué punto esto condiciona lo que realmente quieres hacer.

También es muy interesante que te hagas la siguiente pregunta: ¿Para que viajo?

Puede que hasta ahora no te lo hayas planteado nunca y la respuesta te ayude a conocerte un poco más.

¿Viajas para huir de algo/alguien? ¿Para cambiar algo o a alguien? ¿Buscas encontrar algo fuera?

Es bonito que te des cuenta de que, tanto en los viajes como en la vida en general, la solución a tus posibles problemas no están en el exterior, si no en ti misma/o.

Una vez te das cuenta de esto, viaja, descubre y deja que la vida te sorprenda.


Para acabar, si me permites una pequeña aportación personal: Viajar es todo aquello que no puedes explicar con palabras.

disfrutando viaje

By | 2017-02-08T21:46:31+00:00 enero 4th, 2017|Blog|0 Comments

About the Author:

Mi vocación es acompañarte a vivir una vida plena.

Leave A Comment